Cómo reconocer el verdadero aceite de Rosa Mosqueta

Cómo reconocer si el aceite de mosqueta es virgen (prensado en frío) y 100% puro.

Actualmente, hay una gran cantidad de productos cosméticos que presentan como ingrediente principal la rosa mosqueta. Esto se debe a que está comprobado que regenera, nutre y reafirma la piel, fortalece el tejido conjuntivo, es decir, las fibras de colágeno y elastina responsables de brindarle firmeza y elasticidad a la piel. Sin embargo, es en el aceite puro y orgánico de rosa mosqueta en donde se conservan todas sus propiedades intactas y por consiguiente se pueden obtener resultados inmediatos y efectivos. En esta nota te contamos cómo reconocer el aceite de rosa mosqueta puro y prensado en frío y cuáles son sus beneficios.

En el proceso está la clave.

La mayor parte de las vitaminas A y C, las cuales cumplen una función fundamental en la producción de colágeno, se encuentran en las bayas el fruto que da la rosa mosqueta. Por esta razón, los aceites que se extraen de las bayas enteras (semilla y pulpa) son lo que otorgarán mayores beneficios para la piel. Asimismo, debe obtenerse a través del prensado en frío, sin ningún tipo de calentamiento, ni aditivos, lo que permite obtener un aceite vegetal que conserva todo su aroma, sabor y color del fruto. Ya que de esta forma, los ácidos grasos esenciales se encuentran inalterados a nivel molecular, lo que los hace 100% asimilables por la piel. El aceite obtenido de la pulpa y las semillas (bayas) tiene 40 veces más vitamina C que las naranjas. También contiene vitaminas A, E, K, B1, B2 y minerales como magnesio y potasio que son potentes antioxidantes

Otra característica importante, que brinda máxima calidad al aceite, es que su origen sea orgánico. Esto garantiza que no contenga pesticidas, químicos, conservantes artificiales ni aromas sintéticos.

4 tips para identificar que el aceite de Rosa Mosqueta es puro y genuino.

  1. El recipiente: debe ser de vidrio y de color marrón o azul. Esto evita que el producto entre en contacto directo con la luz y ayuda a conservar mejor sus propiedades.
  2. La etiqueta: chequear que el aceite es 100% puro y orgánico y cuenta con los sellos que lo certifiquen. Además, verificar que fue extraído a través del prensado en frío y que no contenga aditivos químicos o aromatizantes.
  3. El aroma: el aceite 100% puro no huele a rosas. Tiene un olor distintivo al fruto de la rosa mosqueta. Si no posee aroma da muestra de que ha sido refinado, o no es puro. Y si se detecta un aroma dulce es porque se han agregado aromatizantes artificiales.
  4. El color: el color natural del aceite puro es ámbar anaranjado si este es transparente o de algún otro color es porque fue refinado.

Descubrí el verdadero aceite de Rosa mosqueta 100% puro, orgánico, y comenzá a disfrutar de sus beneficios.