Sumá el aceite de coco a tu alimentación

Hoy la mayoría de los expertos en nutrición e influencers fitness recomiendan el aceite de coco en sus diversas recetas. ¿Por qué surgió este boom? Principalmente, porque está comprobado científicamente que el aceite de coco cuando es virgen y extraído en su primera presión en frío es un súperalimento. Tiene usos múltiples y grandes beneficios para la salud ya que es una aceite 100% vegetal y natural. En esta nota te contamos cuáles son sus propiedades y cómo incorporarlo a tus comidas.

Sumá textura y sabor a tus recetas.

El aceite de coco virgen y orgánico aporta grasas saludables, se solidifica con temperaturas bajas y se vuelve líquido con el calor, por encima de los 25 grados de manera aproximada, de un modo similar al de la mantequilla. Esta característica nos permite jugar con las texturas para solidificar algunas recetas sin tener que usar gelatinas u otros agregados.

Usalo para freír.

Este súperalimento tiene la gran ventaja de que no se oxida ni se vuelve tóxico cuando lo cocinamos a altas temperaturas y, además, consigue mantener sus beneficios a pesar del calor. De este modo, este aceite puede ser la alternativa más saludable para freír ya que, además de no adulterarse y mantener sus propiedades, el alimento también absorberá menos grasa.

Dale un toque a tus ensaladas.

Podés combinarlo en diferentes aderezos. Primero deberás derretirlo y luego combinarlos con los ingredientes que prefieras. Te dejamos una vinagreta súper simple para que pruebes en tus ensaladas: 6 cucharadas de aceite de coco derretido, 2 cucharadas de vinagre balsámico, 2 cucharadas de miel, 1 cucharada de agua.

Cociná al wok!

El sabor exótico de este aceite lo convierte en una opción ideal para cocinar salteados al wok. Permite cocinar con poco aceite y evita que los alimentos se quemen. De esta forma los ingredientes quedan en su punto justo, crujientes y con el color original.

Además de ser un producto versátil para tu cocina y con un sabor y textura únicas el aceite de coco virgen y orgánico ofrece múltiples beneficios, algunos de ellos son:

Fortalece el sistema inmunológico.

El uso regular y en cantidades moderadas, ayuda a mejorar la salud digestiva, curando hasta úlceras estomacales, y fortaleciendo el sistema inmunológico.

Elimina virus y bacterias

El aceite de coco contiene  una gran cantidad de ácido láurico y este nos permite eliminar hongos, bacterias y virus patógenos de nuestro organismo. Se ha demostrado que el aceite de coco puede matar bacterias nocivas que tenemos en la boca y esto nos permite tener una mejor salud dental y mejorar nuestro aliento.

Mejora el funcionamiento del cerebro

Es bueno para personas con Alzheimer y otras enfermedades. Mejora la función cerebral, creando fuentes de energía alternativas para el cerebro, todo gracias a los ácidos grasos que contiene.

Ayuda a reducir el colesterol

Está cargado de grasas saturadas que no afectan el perfil lípido de la sangre como erróneamente se ha creído durante mucho tiempo. Las grasas saturadas elevan el HDL (colesterol bueno) y cambian el LDL por un subtipo más benigno. Se ha demostrado que la ingesta de aceite de coco reduce los triglicéridos, el colesterol total, el LDL y aumenta el HDL, mejora la coagulación y el estado antioxidante de la sangre. Esto mejora los riesgos de contraer enfermedades cardiovasculares a largo plazo.

Te recomendamos siempre que utilices aceite de coco que sea virgen y extraído en su primera prensada en frío esto permite que mantener sus propiedades intactas. Redescubrí tus recetas aquí podés conseguir aceite de coco virgen y orgánico.