Descongestivos naturales

La temporada otoño-invierno trae cambios de estación, fríos intensos y hace que nuestro cuerpo atraviese resfríos o congestiones respiratorias. Para aliviar esos estados molestos no hay nada mejor que confiar en lo que la naturaleza nos brinda. Por eso recomendamos elementos mágicos para hacernos sentir mejor cuando estamos caídos, con escalofríos o congestionados.

Un té descongestivo y varios aceites esenciales naturales nos ayudarán a sentirnos mejor.

El poder del limón: por tener altas cantidades de vitamina C, este cítrico ayuda a defender el cuerpo, aliviándolo de la congestión y la tos.

Las dulces propiedades de la miel: ¡Las abejas son muy sabias! Muchos médicos naturistas explican que la miel actúa como un antibiótico natural, ya que ayuda a que el cuerpo pueda mantenerse fuerte y preparado para combatir cualquier bacteria. Además tiene propiedades que alivian el dolor de garganta y la tos. 

El toque de las especias: la canela es antiséptica, nos ayuda a eliminar bacterias y parásitos. Nos limpia, algo fundamental para que el cuerpo esté listo para combatir mejor las bacterias.Si elegimos darle un toque de jengibre, esta raíz nos ayuda a calentar el cuerpo, sudar y eliminar toxinas. Esto disminuye los síntomas de gripe y además el dolor muscular propio de estos estados.

Cómo preparar el té:

  • En un jarrito verter agua potable (la medida ideal es de aproximadamente 2 tazas ya que se consumirá bastante al hervir). 
  • Sumarle 1 ramita de canela, 2 rodajitas de raíz de jenjibre fresco. 
  • Luego una cucharada de postre de miel y el jugo de ¼ de limón (también podés agregarle la cáscara previamente lavada). 
  • Ahora está listo para llevar al fuego (lento) y dejarlo hervir por 10 minutos 
  • Dejar reposar y colar. Beberlo lentamente ¡y disfrutar!


Para aliviar la congestión, además recomendamos algunos de nuestros aceites esenciales como el Óleo 33, Eucaliptus, Vetivert y Tomillo Rojo, grandes aliados a la hora de ayudarnos a respirar y sentirnos mejor. Se pueden diluir algunas gotitas en agua para rociar los ambientes, también en vaporizador u hornillo. 

Para hacer masajes en el pecho se ponen algunas gotitas de cualquiera de los aceites esenciales mencionados en una medida de una cuchara sopera con cualquier aceite vegetal como Almendras, Jojoba o Caléndula.  Recomendamos hacer pequeños y suaves masajes circulares, con las manos previamente frotadas para que no resulte frío el masaje. Realizarlo varias veces al día para lograr un alivio constante en la zona pulmonar.