Usos de los aceites esenciales

Una consulta reiterada en cuanto a los aceites esenciales es su uso. Por eso compartimos con ustedes tres conceptos claves a la hora de utilizarlos.

Los esenciales son aceites muy puros y concentrados: se obtienen por un proceso de destilación de la flor, fruto, hoja, hierba, resina o elemento natural del que se extraiga esa esencia.

El uso más común y popular es el de la aromaterapia, vertiendo algunas gotitas en un hornillo, humidificador, vaporizador, difusor o vapor, algunos diluidos en agua y otros en aceites.

También dentro de la aromaterapia, pero como un segundo tipo de uso está el de diluir un par de gotitas en un rociador y esparcir en ambientes, no solo para aromatizar, sino también para aportar de manera más concentrada las propiedades de los esenciales en lugares específicos. Entonces sobre espacios reducidos, pisos, tapizados, ropa de cama y hasta indumentaria, se puede aportar una sensación revitalizante, tranquilizante, pero también sirven aquí los aceites con propiedades limpiadoras, insecticidas, antisépticas, entre otras.

Y como tercer uso se encuentra el cosmético: los esenciales pueden utilizarse en el cuerpo siempre acompañados de un “transportador” que puede ser un aceite vegetal, un bálsamo o una crema natural. De esta manera se puede aportar a la piel las propiedades de los esenciales, por ejemplo expectorantes, tranquilizantes, cicatrizantes y tantos otros más.

Conocé los aceites esenciales naturales Bioterra en nuestra tienda virtual.